Con la verdad, por la paz y la justicia social

Sitio web del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad

EN DEFENSA DE UNA ECONOMÍA EMANCIPADORA Y SOLIDARIA


Resumen de las principales valoraciones.
• Al período de la pretendida hegemonía absoluta de los conceptos neoliberales sobre la Economía ha sucedido una etapa de creciente liberación del pensamiento de los intelectuales.

• El pensamiento ha vuelto a levantarse, a rescatar su dignidad intrínseca sobre las omisiones e inconsistencias del neoliberalismo.

• Paralelamente a este despertar del pensamiento crítico, estamos asistiendo al resquebrajamiento del sistema imperialista unipolar, liderado por los Estados Unidos, nacido a raíz del derrumbamiento de la Unión Soviética. Para un sector importante de los intelectuales críticos que analizan esta situación, no se trata sólo de un hecho circunscrito a la potencia hegemónica, sino que la interpretan como una nueva fase de la crisis estructural general del Capitalismo Mundial.

• Este renacimiento del pensamiento crítico ha colocado en el centro del debate mundial, a pesar de la resistencia y oposición activa del sistema comunicacional asociado a los intereses imperialistas.

• Se ratifica el convencimiento del fracaso histórico del esquema neoliberal y de la lógica del capitalismo en su pretensión de orientar el pensamiento y la organización de los sistemas económicos del mundo.

• A pesar de que el pensamiento crítico en el campo económico ha estado centrado fundamentalmente en el diagnóstico de las insuficiencias, las limitaciones y omisiones del neoliberalismo y de las políticas económicas asociadas a esta concepción y a sus efectos económicos y sociales, ya comienza a perfilar los elementos básicos de una alternativa histórica, de una Economía Emancipadora y Solidaria.
Los rasgos distintivos de esa Nueva Economía apuntan hacia los siguientes aspectos:

a. Debe ser una economía al servicio del hombre y de la vida en general

b. Esta economía debe construirse bajo la preeminencia del  trabajo y, por lo tanto, de los trabajadores.

c. El capital nacional e internacional podría estar presente en ese modelo en la medida en que se integre a los planes de desarrollo integral impulsados por el Estado y  las fuerzas motrices de los cambios estructurales.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: