Un Fidel que desde niño tenía ese sentimiento de solidaridad se convirtió posteriormente en un hombre capaz de llevar a cabo un bienestar mayor. Hoy, aunque ya no está físicamente, su legado nos acompaña a los cubanos y a muchas otras personas en el mundo. Su retrato quedará construido en el tiempo a través de sus hazañas y su Revolución.

Anuncios