James Cockcroft, acompañante internacional y analista político expresó que la Constituyente plantea un cambio en las relaciones sociales de clase y de pensamiento en el mundo entero


Fuente: Correo del Orinoco

La elección de la Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio representa un cambio de época porque en otras latitudesse despierta el interés de saber cómo en Venezuela se formó esta instancia con la participación popular.

Así lo planteó James Cockcroft, analista político, ciudadano estadounidense e inmigrante en Canadá, también profesor, historiador, articulista, autor de 50 libros sobre América, Estados Unidos y asuntos internacionales.

Cockcroft estuvo en Venezuela como parte de la comitiva de acompañantes internacionales que asistieron al evento electoral del 30 de julio y valoró de forma positiva el establecimiento, por medio del voto, de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

“Es un cambio en las relaciones sociales de clase y de pensamiento en el mundo y no solamente en Venezuela. Una nueva etapa en la historia de nuestra América, de Venezuela y del mundo”, sostuvo Cockcroft.

Dijo que la ANC es posible gracias a la conciencia del pueblo venezolano que en distintos momentos de la historia ha demostrado determinación para forjarse su propio destino.

AGRESIÓN CONTRA VENEZUELA

El acompañante internacional durante el reciente evento electoral lamentó que como parte de la guerra de cuarta generación los grandes medios de comunicación, controlados por transnacionales y gobiernos imperialistas, se dediquen a lavar el cerebro de millones de personas para que no se conozca la verdad del caso venezolano.

Estas fuerzas económicas solo buscan controlar los recursos petroleros en el planeta y por eso han hecho la guerra contra muchas naciones, criticó.

Puntualizó que la realidad del país no se conoce en el mundo. “El resto del mundo a través de los medios mentirosos de desinformación, y en mi opinión del terror mismo, esos medios dejan a los pueblos del mundo con información totalmente incorrecta”.

El analista político comentó que desde la llegada de Hugo Chávez a la Presidencia de Venezuela se desató una ofensiva contra este país por parte de Norteamérica y algunos gobiernos europeos. “Toda esa ofensiva mentirosa, agresiva, defensora abiertamente de la violencia y actos de terror”.

Relató que en conocidos planes de desestabilización como el denominado Freedom 1 y 2, el Comando Sur devela los planes de ataque contra Venezuela, que incluyen campaña mediática, sembrar terror en los barrios como clave para propiciar un golpe contra el presidente constitucional Nicolás Maduro, entre otras artimañas.

Recordó que esto recrudeció cuando Barack Obama emitió el decreto en el que califica a Venezuela como una amenaza. “No es solo Trump, son todas las élites de los partidos y del Gobierno de Estados Unidos”.

LOS QUE SIEMBRAN EL TERROR

James Cockcroft señaló que los actos promovidos por la derecha fascista en Venezuela en los últimos 100 días son acciones terroristas.

Destacó la persistencia y compromiso del pueblo que el 30 de julio salió a votar “frente a todo este ambiente de miedo que trataron los fascista de imponer en su acto de quemar más de 20 personas vivas, autobuses, centros infantiles, centros médicos de mujeres embarazadas”.

El activista explicó que salvo un par de excepciones con efectivos de la Guardia Nacional que actuaron de manera incorrecta y fueron detenidos y procesados por tribunales militares, “el 99% de la violencia fue conducida por los fascistas, incluyendo la matanza de la gente de la Guardia Nacional”.

IMPERIALISMO EN PÁNICO

Cockcroft precisó que pudo constatar que Venezuela goza de una democracia robusta y cuenta con el mejor sistema electoral del mundo. “Lo he confirmado en la última semana”.

Indicó que el mensaje del pueblo bolivariano fue preciso y es que no acepta injerencias del imperio y sus lacayos. “Frente a una campaña de terror, este bravo pueblo venezolano demostró que no tiene miedo de nada, ni de las garras de Washingtontratando de imponerse en Venezuela”, manifestó.

Analizó que esta respuesta de los venezolanos pone en situación de pánico e histeria a poderes imperiales. “Y cuando un grupúsculo como las élites de poder capitalistas están en condiciones de histeria, de pánico, actúan en maneras aún peores que antes”, advirtió.

NO HAY GUERRA CIVIL

Afirmó que en Venezuela no hay guerra civil sino paz y eso se comprueba con la voluntad de las más de ocho millones de personas que fueron a votar. Añadió que lo que hay son ataques fascistas de grupos pagados por gobiernos de otros países y mafiosos cubanos y venezolanos que viven en Miami.

“Estamos en una situación donde sufriendo un nuevo pánico (poderes externos) tratarán de iniciar una guerra civil en Venezuela y cumplir con la invasión militar (…) para reconquistar a Venezuela y ponerla aún más dominada que cuando la Cuarta República, con un terror estilo Pinochet en Chile”.

Refirió que la CIA ha pagado mercenarios y desde Colombia han enviado paramilitares hace muchos años. Recordó el caso de la finca Daktari, en 2004, donde capturaron a 153 paramilitares colombianos que tenían la tarea de asesinar al presidente Hugo Chávez.

Señaló que las maniobras de guerra de cuarta generación arreciarán e intentarán por todas las vías aplicar sanciones o bloqueos contra el país.

“Pero no hay guerra civil aquí, es invasión de afuera”, subrayó.

T/ Oriana Gámez
F/ Luis Franco y Archivo CO
Caracas
Anuncios