Alessandro Bianchi entrevista a Luciano Vasapollo

Traducción por Pepe Valenzuela
Este domingo se votará en Venezuela para elegir la Asamblea Constituyente. Un proceso perfectamente de acuerdo con la Constitución del país, pensado para encontrar soluciones de paz y democracia a la violencia y al rechazo por parte de la oposición de derecha a la propuesta de diálogo del Presidente Maduro.

En los periódicos italianos la propaganda de parte de los intereses que desde hace años pretenden destituir al legítimo gobierno de Caracas y apropiarse así de las mayores reservas petroleras del mundo han distorsionado completamente el cuadro de la situación. De manera que los terroristas que linchan y queman a personas por el simple hecho de tener una idea política diferente son presentados como “manifestantes pacíficos” y la Constituyente, vía democrática y pacífica para la solución de la crisis, como un “golpe de Maduro”.

Violaciones semánticas a las que estamos habituados, y pensar que fue esa misma derecha apoyada por los USA y la UE, comprometida hoy en la violencia fuera de control, la que había pedido que la Constituyente fuese en el 2013. Sería para reír sino fuese por las más de 100 personas muertas por el golpe de estado que se inició hace tres meses.

Hemos pedido al Profesor Luciano Vasapollo, renombrado experto de las dinámicas de América Latina, un comentario sobre la votación del domingo en Venezuela.

-Profesor, el domingo se votará en Venezuela. Quienes atacan al gobierno de Maduro, el “régimen”, usan como pretexto principal el hecho de que el Presidente no quiera hacer elecciones. Sin embargo, el domingo se votará en Venezuela. ¿No es esto un absurdo?

-Totalmente. Es un absurdo ridículo, como todos los que la “internacional negra” utiliza para presentar a uno de los sistemas más democráticos del mundo, que es el ideado por la Revolución bolivariana, como un “régimen”. El domingo, el pueblo venezolano, el pueblo bolivariano, un pueblo de paz, dará una lección al mundo. Apoyo con decisión este proceso electoral, la Constituyente, que sirve para dar nuevo impulso y reforzar la democracia participativa y popular. Es la respuesta justa para reforzar las misiones sociales, ideadas por el Comandante Chávez para democratizar la educación, el trabajo y la sanidad.

-Ayer se acabó la campaña electoral para la Constituyente. Impresionante el baño de masas que se produjo en el evento de Caracas. Como siempre, sin embargo, totalmente censurado por los medios de información occidentales…

-Ante una marea oceánica, el presidente Maduro cerró ayer la campaña electoral hablando contra la oposición violenta, fascista y golpista que ha causado 110 muertos en los últimos tres meses. La culpa de lo que está sucediendo hoy en Venezuela es de las multinacionales del petróleo, del imperialismo, de los paramilitares. Gran responsabilidad la tiene un presidente como Trump que está amenazando con una guerra económica mayor todavía si el pueblo venezolano sigue por la vía de la Constituyente. En Europa, no se sabe nada de esto. Sencillamente porque la información sirve totalmente a estos poderes que, no desde hoy, sino ya desde el 2002, cuando el primer golpe contra Chávez, pretenden ahogar a una de las poquísimas respuestas alternativas a la dictadura del neoliberalismo.

-Además de Trump, también la Unión Europea, y la Mogherini en particular, se ha posicionado contra la Constituyente. ¿Teme que los Estados Unidos mantendrán las sanciones contra Venezuela?

-La lectura de las declaraciones de Federica Mogherini me hacen reír, al tiempo que me producen mucha rabia. Risa porque ella representa a un organismo que se dio una constitución que mata a países enteros, Grecia en primer lugar, sin que ningún pueblo la pudiera votar nunca. ¿Es esta señora Mogherini la que que pretende dar lecciones de democracia a un país, Venezuela, que ha celebrado decenas y decenas de elecciones desde que se inició la Revolución bolivariana?

Me produce rabia también porque a esta joven Federica Mogherini la recuerdo en el Foro de Sao Paulo en tiempos en que Chávez apoyaba el ascenso de las fuerzas progresistas en América Latina. La misma mujer que hoy sirve de apoyo a los nuevos Pinochet que quieren regalar el país a las multinacionales de los Estados Unidos. Pero estoy tranquilo. De nuevo, Hugo Chávez, que hoy habría cumplido 63 años, derrotará al golpismo USA y de la Unión Europea. Hoy, el pueblo venezolano que se encarna en su Comandante es consciente de sus derechos, se liberó del yugo del neoliberalismo y defenderá sus conquistas contra el golpismo de los USA y la Unión Europa. Estoy convencido.

-¿Cómo valora la decisión de la derecha venezolana de no jugarse sus cartas con la vía pacífica de las elecciones y que no reconoce el proceso de la Constituyente?

-Es sencillamente la continuación de la estrategia golpista. El plebiscito ilegal, que aquí ha tenido el apoyo de un ministro como Galletti y del presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado, Casini, pretendía legitimar el golpe de estado en curso. Un fracaso clamoroso cuyos números claramente ha escondido la media servil. Sabemos que esos votos no son los que se ha dicho, sabemos que han mentido, que no hay prueba de esos resultados, pero no importa, porque para la propaganda occidental “7 millones de venezolanos han dicho no a la Constituyente”. Solamente mentiras.

-A propósito de Casini, ayer realizó una nueva conferencia en el Senado dando apoyo a las razones de la derecha y contra la Constituyente…

-Además del poco conocimiento de fondo de las dinámicas de América Latina que tienen algunos políticos italianos, como estudioso lo que me preocupa es la total irresponsabilidad de aquéllos que echan gasolina al fuego, apoyando y alimentando la rabia de estos nuevos Pinochet en salsa venezolana que querrían llevar al país a la guerra civil. La insistencia de Casini en dar apoyo a la derecha venezolana es realmente increíble. Pero además, ahora, la pregunta que podría plantearse más de uno es: ¿por qué, en vez tanta actividad por el evitar el “hambre” en Venezuela, no llama a su suegro para encontrar una solución a la sed de los habitantes de Roma?

-¿Toda la derecha venezolana es golpista y violenta?

-No. Una parte de la oposición no es golpista ni violenta, pero no se ha pronunciado abiertamente. La estrategia de la oposición, de momento, la dirigen los golpistas violentos; pero es importante que se pronuncien los sectores democráticos ahora, sino serán corresponsables morales de las violencias.

-Finalmente, ¿cómo valora el comportamiento de los media internacionales? Hoy, la Repubblica titula: “Venezuela, el gobierno prohíbe las manifestaciones contra las elecciones a la Asamblea Constituyente”, cuando incluso un importante periódico norteamericano, el Chicago Tribune, con la corresponsalía de un enviado de Bloomberg, tuvo que admitir que no hay resistencia sino violencia fuera de control. ¿Hasta cuándo los periódicos italianos mentirán sabiendo que mienten? ¿Son cómplices del golpe de estado en curso en Venezuela?

-Sí, son cómplices. O mejor, juegan el papel de protagonista activo del proceso, como ha sucedido también en Ucrania, Libia y Siria. Un cuadro que los fuerza a ignorar lo que realmente sucede en Venezuela y presentar una situación virtual. Es lo que se llama “Efecto CNN”. Así, el terrorismo aparece como “búsqueda de la democracia”, los terroristas como “manifestantes pacíficos” que resisten al “régimen”, la Constituyente como “un golpe de estado”. Al final, la razón es una: se llama petróleo y la gran cantidad de otras riquezas que hay en Venezuela.

Sobre la información querría concluir declarando una amargura. Con pena, he leído que en estos días Geraldina Colotti, una de las poquísimas voces libres que ha relatado en estos años lo que sucedía en Venezuela y América Latina en general, se encuentra en Caracas, pero sus reportajes no están siendo publicados en il Manifesto como consecuencia de una decisión editorial. Es una vergüenza. La vergüenza de un periódico que está encaminándose ya de forma inexorable por la vía sin salida de la llamada “izquierda europeísta” al estilo Mogherini. Quiero proclamar mi total solidaridad con Geraldina quien, junto con el AntiDiplomático, Contropiano, Nuestra América y otras raras excepciones, no se rinde a las mentiras de los grandes medios y continúa informándonos. ¡Adelante!