A partir de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó sus directivas contra Cuba, intelectuales de la REDH comenzaron a enviar mensajes de solidaridad. 

Juan Manuel Karg, de Argentina.

¿Qué legitimidad tiene alguien que perdió por 3 millones de votos para llamar a elecciones -que ya existen, además- en otro país? 

Este es un bravucón, pero ustedes han visto pasar decenas de personajes de esta calaña. Creo que las fechas no son casuales. El decreto ejecutivo de Obama contra Venezuela fue dos años después de la muerte de Chávez. Esto llega seis meses después del fallecimiento de Fidel

Ellos leen que ambos procesos han dependido fuertemente de ambos liderazgos y tras ello se lanzan a erosionarlos

Estemos en comunicación permanente


Luis Hernández Navarro, de México.

Cuantos más problemas tiene Trump al interior de su país, más busca hacer de los manotazos sobre la mesa en materia de política exterior su vía de escape. Cuanto más lo cercan sus adversarios en Washington, más desplantes de peleador callejero tiene. El remedo del viejo Tío Sam que hace apenas unos años desplegaba sus dotes histriónicas en los Reality Shows corriendo a los concursantes que buscaban convertirse en empresarios, ahora pretende despedir a Cuba del curso de la historia, ante el aplauso de la fanaticada que en Miami sueña con regresar a los viejos privilegios. Ignorante como es, desconoce de principio a fin de qué madera está hecho ese pueblo y esa revolución. Hace tiempo que aprendimos que la historia no avanza en línea recta, pero no será en este momento ni este halcón que despacha en la Casa Blanca quien haga retroceder la marcha hacia la liberación de un pueblo soberano, por más que esté encandilado con la persuasión del garrote. De ustedes aprendimos que, por más que sus enemigos quieran hacerlo, no hay forma de hacer retroceder a ese pueblo y esa revolución. No lo pudieron hacer otros antes de Mister Trump. No lo logrará tampoco este remedo de gerente machista y bravucón. 

Un abrazo fuerte en estos tiempos aciagos.


Nayar López Castellanos, de México.

Así como más de una decena de presidentes gringos no ha podido vencer la resistencia y rebeldía de un pueblo digno, tampoco lo logrará hacer este fascista que intenta desviar la atención mediática de la propia tumba que está cavando con su forma déspota de gobernar en EU, y de intentar convertirse en el policía del mundo.

Cuba está entera y robusta, y arropada por la solidaridad de los pueblos.

No pasarán!


Chiqui Vicioso, de República Dominicana.

Trump va de estupidez en estupidez, pero aprendió de la demagogia a desviar la atención de los temas nacionales (la acusación que enfrenta de obstruir la justicia en su pais que le puede costar el poder), de ahí el muro contra los mexicanos, los misiles de Korea del Norte y desde luego Cuba.

Si no fuera tan previsible tendríamos que preocuparnos, pero si algo nos ha ensenado Cuba es a actuar con inteligencia, paciencia y absoluta dignidad.

Una vez más ustedes vencerán/venceremos!  Estamos a sus ordenes!


Gilberto López Y Rivas, de México.

Todo el apoyo y la solidaridad con Cuba, su pueblo y gobierno revolucionario ante esta nueva agresión del imperialismo yanqui.

Ayer y hoy Cuba vencerá. Un cálido saludo desde la tierra de Zapata.


Luciano Vasapollo y Rita Martufi, de Italia.

Defendamos a Cuba y su autodeterminación. Viva Cuba socialista, libre y soberana!!!Yo soy Fidel ! Todos somos Fidel !!!

SOCIALISMO O MUERTE , VENCEREMOS ! LA VICTORIA ES INEVITABLE


Carlos Molina, de El Salvador.

Estamos atentos y listos para seguir apoyando a nuestros hermanos cubanos.

Abrazos solidarios.


Alicia Jrapko, de Argentina residente en EE.UU.

Qué derecho puede tener Trump de hablar de derechos humanos cuando su administración los viola todos los días no solo en EEUU pero también en el resto del mundo. Lo único que agradezco a la vida que los Cinco regresaron aquel 17 de diciembre del 2014. Obama no lo decidió porque se le ocurrió a él, sino por la impresionante campaña de solidaridad que se desarrollo dentro de Cuba y en el mundo entero. Eso no nos lo va a quitar nadie.

Nosotros, los que vivimos en Estados Unidos, hacemos oído sordo a tanta retórica y tenemos más claro que nunca que la única opción es continuar luchando contra esta política criminal de EEUU hacia Cuba.

El mundo necesita a Cuba, necesita de su ejemplo, de su guía. De eso estamos más convencidos que nunca.

Cuenten con nosotros siempre, que no los defraudaremos.

En solidaridad


Roger Landa, de Venezuela.

Como le escuché una vez el filósofo cubano Pablo Guadarrama “¿Qué pasará cuando muera Fidel? ¡Nada! Porque la revolución es también mi mamá que alfabetizó, y yo que alfabeticé, y todos los que aún trabajamos por la Revolución”.

Si el burro de Bush no lo logró, tampoco lo logrará desequilibrado de Trump. Pero por si acaso, seguimos unidos y en guardia.


Graciela Ramirez, de Argentina residente en Cuba.

Lo que acabamos de ver parece la bravuconada de un vaquero senil, neurótico y monárquico. Nada nos asombra de este personaje despreciable.

La soberbia e ignorancia de Trump le impiden apreciar no solo 58 años de terca y victoriosa resistencia, sino que las medidas que adopte en estos meses pueden socavar su propio gobierno.

El acercamiento de Obama a Cuba no fue producto del deseo individual de un presidente que superó en audacia a todos los anteriores. Más allá de Obama, lo avanzado fue parte de una política del imperialismo para intentar por otras vías lo que no lograron durante medio siglo. Volver al discurso guerrerista para complacer a un pequeño grupo de dinosaurios del paleolítico resulta patético. Sin duda tendrá consecuencias para nosotros, pero él puede estar cavando su propia tumba.

Aquí estamos junto a ustedes como ayer y como siempre, junto a nuestro amado pueblo cubano, libre, digno, heroico y soberano. Aquí estamos con nuestra terca resistencia, levantando la voz, el puño y el corazón junto a ustedes. Nadie pierde el sueño.

En fin compañeros, aquí estamos en resistencia y lucha. En solidaridad siempre,

Abrazo que abrace a tod@s.


Ilka Oliva Corado, de Guatemala residente en EE.UU.

Trump podrá decir misa, Cuba es Cuba, y su fuerza radica en su pueblo.

Aquí estamos, desde todas partes del mundo, con la Revolución. 

Un abrazo a todos.


Tim Anderson, de Australia

trump-cuba